Porque tu Actitud lo es todo – Mejora tu Autocuidado

Volvemos pasados unos meses de descanso y reactivar esta página con consejos y artículos de interés para todos.

El de hoy va específicamente para aquellos que se identifiquen como atletas.

En un mundo donde podemos ser muy duros con nosotros mismos (y con los demás), es importante que los atletas adopten una actitud de Autocuidado.

Es vital para los atletas adoptar una actitud de autocuidado personal de forma a lograr un bienestar tanto a nivel físico como a nivel mental. Te dejamos algunos consejos:

  • Toma pasos positivos para gestionar el estrés y tu estado de ánimo;
  • Haz un planeamiento semanal de tu sueño, tu descanso y de periodos de recuperación, incluyendo siempre el el tiempo “libre” con amigos y familia;
  • Come de forma sana y equilibrada y limita el consumo de alcohol;
  • Construye una estructura de apoyo de confianza personal – amigos, familia – y profesional – fisioterapeuta, nutricionista, medico;
  • Utiliza herramientas simples para gestionar tu estado de ánimo – Positividad !!!

 

x

Fonte: RunningPhysio by tomgoom

Estirar o no Estirar – Influencia del Estiramiento en la Performance y Prevención de Lesiones

El ritual del estiramiento estático antes de la competición es algo que muchos corredores y atletas amateurs siguen a raja tabla a la hora de prepararse mejor para el inicio de la competición.

Se hace con el objetivo de prevenir de lesiones, donde en  teoría un músculo en que se trabaje su longitud será más flexible, y así disminuirá el estrés pasado a tendones, ligamentos y músculos asociados y protegerá estas estructuras de un estrés repetitivo.

Pero mientras sigue siendo un ritual precompetitivo muy popular, la última investigación científica va en contra a la real efectividad de sus beneficios, admitiendo que puede no tener ningún beneficio y que puede incluso aumentar la predisposición a lesiones;

Tener mucha flexibilidad no siempre puede ser bueno, ya que sólo necesitamos la flexibilidad necesaria para movernos en un rango de movimiento saludable y funcional, con más que eso podemos dañarnos, desestabilizando ligamentos y comprometiendo articulaciones;

Dependiendo del tipo de deporte y las características personales de cada atleta el estiramiento estático será más efectivo o no.

En casos de gimnastas o en cuestión de rehabilitación tiene otra importancia, pero en deportes con alto riesgo de lesiones de sobrecarga el estiramiento estático precompetitivo puede ser contraproducente (3);

Los últimos estudios científicos indican que un estiramiento estático antes de la competición puede llevar a :

  • Se pierda fuerza muscular, hasta un 5% en casos que se mantenga más de 45 segundos la posición de estiramiento (4);
  • Disminución de la performance en corredores (1) y ciclistas (2), haciendo con que corredores/ciclistas que hicieron un estiramiento precompetitivo tuvieron que esforzarse más para acompañar los que no estiraran.

Una explicación plausible para este fenómeno es que el estiramiento puede hacer el músculo más maleable y alterar su función/activación neuromuscular. Como pasa con una cinta de goma usada que perdió su elasticidad, un músculo no puede contraer tan fuerte después de ser estirado.

Así mi opinión es que se utilice el tiempo que se invierte en estirar antes de la competición en hacer un calentamiento específico y con progresión de la intensidad. En este periodo debes calentar la musculatura que va a ser utilizada en la actividad deportiva, trabajando movimientos funcionales o reproduciendo movimientos específicos.

Dentro de este calentamiento debes incluir ejercicios de estiramiento dinámicos, donde trabajes la flexibilidad del músculo pero de forma activa. Para corredores recomiendo los siguientes ejercicios

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 1 – lunges – que simulan la zancada de la carrera

2 – good mornings para calentar cadena muscular posterior

3 – subir y bajar escalón para calentar gemelos

Bibliografia

(1)http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19918196

(2)http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21564308

(3)http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20030776

(4)http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22316148

http://www.theatlantic.com/health/archive/2014/08/stretching-before-exercise-is-overrated/376089/

Estudio biomecánico de la pisada – la importancia en tu performance

Puedes ser más veloz o tener una mayor resistencia, pero en una carrera no siempre ganan los más rápidos sino los que siguen corriendo. Una molestia que surja en carrera te puede limitar, cambiar tu ritmo y hacer con que no cumplas tu objetivo.

Un corredor, independientemente del nivel, está expuesto a varios factores de riesgo de lesión siempre que sale a correr. Podemos distinguir dos tipos de factores de riesgo de lesión en corredores:

Factores Externos:

  • Distancia semanal de carrera – investigaciones científicas (1) afirman que correr más de 64 km por semana es un factor predisponente de lesión;
  • Tipo de piso de entreno/competición – pisos con más amortiguación tienden a ser menos lesivos para los corredores;
  • Planificación de los entrenos.

Factores Internos:

  • Lesiones anteriores;
  • Aumento del ángulo Q de la rodilla (2) – ángulo formado entre la línea de la Espina Iliaca Antero-superior y la línea media de la tibia;
  • Nivel de condición física;
  • Combinación de una mala estructura del pie con una pisada supinadora o hiperpronadora.

Valorando estos factores de riesgo podemos notar que a nivel externo hay distintos puntos que pueden influenciar el surgimiento o no de lesiones. Pero tanto las planificaciones de entrenos y sus distancias semanales como el tipo de piso de entreno/competición son datos donde cada corredor es consciente y donde el riesgo de lesión debe ser controlado;

Por otro lado, tenemos los factores intrínsecos del corredor. Un atleta que haya tenido anteriormente una lesión, ya se encuentra con una predisposición mayor a lesionarse – sea por una recaída o una nueva lesión.

Esto se debe al hecho que la lesión inicial no fue recuperada a 100% y cuando regresa a la intensidad de los entrenos las cargas sufridas pueden exacerbar los antiguos síntomas. Por otro lado, un cambio de la biomecánica por protección de la zona lesionada, puede llevar a sobrecargar estructuras musculo-esqueléticas que estaban intactas antes de la lesión;

El segundo factor de riesgo interno hablado es el aumento del ángulo Q de la rodilla (Imagen 1). Este ángulo es una medida utilizada para valorar el valgus de la rodilla (el desplazamiento hacia dentro de la rodilla). El angulo Q Fissioterapia

Un aumento del valgus lleva a un desplazamiento lateral de la rótula contra el cóndilo externo del fémur, que lleva a una subluxación patelar o a otras lesiones de la articulación patelofemoral – rodilla del corredor y condromalácia del cartílago rotuliano;

Nuestra experiencia nos cuenta también que cada vez hay más lesiones musculares, de la cadena muscular posterior (cadena de músculos posteriores, que incluye la fáscia plantar-gemelos-isquiostibiales-extensores de la columna) asociada a estos señales, por ejemplo: un pie cavo con una pisada supinadora.

Consideramos un pie cavo un pie que presenta una bóveda plantar elevada en demasía, que causa una inestabilidad del pie debido a apoyarnos el peso solo en dos puntos del pie – talón y base de los metatarsos. Una pisada supinadora es definida como un tipo de pisada donde el atleta tiene tendencia a apoyar el pie más sobre la cara externa. Al apoyar más por fuera hay disminución de la pronación funcional, que es el movimiento necesario que el pie tiene para disipar las cargas de impacto.

La conjugación de una estructura inestable del pie cavo con una pisada supinadora lleva a que las estructuras tendinosas del pie y miembro inferior tengan que sobrecargarse en demasía para estabilizar el pie y disipar las cargas del impacto en carrera.

Esta situación en particular lleva a sobrecargas muy específicas en los músculos sóleo, gemelos, fáscia plantar, tensor de la fáscia lata y cuádriceps (este último debido a la relación de equilibrio entre los isquiotibiales), que trabajan para dar la estabilidad al pie/pierna y amortiguar las vibraciones del impacto sobre el suelo.

Debido a estas sobrecargas tenemos el surgimiento de lesiones típicas de sobrecarga como las fascitis plantar, tendinitis aquileanas, síndrome de la cintilla iliotibial, tendinitis rotuliana o sobrecargas y roturas musculares recidivantes.

Son muchos los factores predisponentes a lesiones en corredores, pero hay estrategias que puedes (y debes) para prevenir esas lesiones.

Una de ellas, y quizás una de las más importantes, es una revisión biomecánica de la pisada.

En la actualidad existen diversos estudios de la pisada en el mercado, si bien nos encontramos en nuestro día a día que a la inmensa mayoría les falta una información mas profunda y les falta contenido.

En nuestra opinión es de vital importancia tener la mayor cantidad de información a todos los niveles posibles y con la tecnología mas actual para poder saber con exactitud el origen de la lesión y como poder recuperar al deportista lo antes posible.

Así que, como profesionales de salud creemos que hacer un estudio de la pisada para los corredores es algo tan importante como una revisión del coche– debería de ser algo natural y hecho con alguna frecuencia para comprobar que va todo bien.

Seas un corredor que está empezando o un que ya lleva años y muchos kilómetros en las piernas, un estudio biomecánico puede ayudarte a conocer tu biomecánica, definir factores de riesgo a que estés sometido y prevenir lesiones y la consiguiente inactividad asociada.

estudioestudio4

estudio2estudio3

Bibliografia

(1)    Macera CA, Pate RR, Powell KE, et al. Predicting lowerextremity injuries among habitual runners. Arch Intern Med. 1989;149:2565–8.

(2)    Rauh MJ, Koepsell TD, Rivara FP, et al. Quadriceps angle and risk of injury among high school cross-country runners. J Orthop Sports Phys Ther. 2007;37:725–33.

(3)    Saragiotto BT, Yamato TP, Hespanhol Junior LC, Rainbow MJ, Davis IS, Lopes AD. What are the main risk factors for running-related injuries? Sports Med. 2014 Aug;44(8):1153-63. doi: 10.1007/s40279-014-0194-6. Review.

Fascia Plantar – Su biomecánica y influencia en el surgimiento de lesiones

La fascia plantar es definida como una aponeurosis plantar (Aponeurosis – membrana conjuntiva que recubre los músculos y sirve para fijarlos a otra parte del cuerpo), que recubre superficialmente los músculos de la bóveda plantar. Su principal función es juntar los huesos del tarso (calcáneo) con los metatarsos;

Imagen 1

Es compuesta por una fuerte aponeurosis central, que cubre los músculos interóseos más superficiales del pie (corto extensor de los dedos, abductor del hallux, corto flexor de los dedos y el corto flexor de los dedos (Imagen 1)). Tiene su inserción proximal en el calcáneo (tubérculo anterior) y distalmente en la cabeza convexa de las falanges, relacionándose con los ligamentos profundos de los metatarsos;

Debido a su inserciones anatómicas la fascia plantar funciona como un andamio mecánico, o una plataforma que pasivamente estabiliza el pie, manteniendo la integridad del arco longitudinal interno;

Ambas estructuras de inserción pueden influenciar el surgimiento de una fascitis. En la inserción proximal de la fascia– tubérculo anterior – se inserciona también la musculatura de la camada superficial del pie. Esta camada muscular superficial tiene un papel importante pues está cerca de estructuras neurovasculares vitales del pie, como los nervios interno y externo de la planta del pie;

Kogler et al describió que pesar que el pie presenta una forma arqueada no es en realidad un arco estructuralmente, esto porque no tiene la capacidad de mantener la forma de arco solo por su geometría ósea. El arco plantar depende bastante de los tejidos blandos para mantener su estructura, y la fascia plantar tiene aquí su papel principal, debido a su posición anatómica, grande fuerza mecánica y sus propiedades biomecánicas;

Otra función biomecánica de la fascia plantar es la absorción de las cargas del cuerpo en la fase media de apoyo de la marcha; La carga máxima que la fascia plantar puede aguantar está entre 1,7 y 3,4 veces el peso corporal, y esta puede aguantar fuerzas hasta los 800-1000N en la fase final de apoyo del pie;

Estas enormes fuerzas aplicadas sobre la fascia plantar son creadas en tres momentos específicos de la marcha:

  1. Durante la fase inicial de apoyo, el arco se aplana debido al movimiento conjunto de rotación interna de la pierna y de pronación del la articulación subtalar y del mediopie. Si este movimiento ocurre demasiado rápido, o es demasiado intenso y repetitivo, puede llevar a microlesiones en las fibras de la fascia;
  2. El segundo mecanismo ocurre en la fase final de apoyo, donde hay una progresión de la carga hacia el antepie. Los gemelos y el soleus se contraen intensamente de forma a levantar el talón y promover la propulsión. Esta fuerte contracción tira el calcáneo para arriba y para trás, siendo la fascia plantar el principal tejido que contraria esta tensión. Este mecanismo en el final de la fase de apoyo coloca todavía más tensión sobre la fascia;
  3. El tercer mecanismo es el efecto windlass (Imagen 2), que actúa por medio de las articulaciones de las falanges de los
    windlass7
    Imagen 2

    metatarsos, principalmente del primer metatarso. Durante la fase final de apoyo, mientras el soleus y los gemelos se contraen intensamente para levantar el talón, ocurre también la extensión de los metatarsos. La fascia plantar, que en su inserción envuelve la cabeza de los metatarsos por los dos lados, sufre entonces este efecto windlass. Esto aumenta la tensión sobre la fascia plantar, que aumenta el arco longitudinal y resiste a la rotación superior y posterior del talón;                                                                                                                                                                              La contracción de la musculatura posterior de la pierna juntamente con las fuerzas contrarias generadas por el efecto windlass llevan a que la fascia plantar tenga que soportar la mayor intensidad de carga;

En el tratamiento de lesiones de la fascia plantar es fundamental tener en cuenta estos mecanismos biomecánicos durante la marcha, y entender cuál puede ser el motivo de la sobrecarga de la fascia.

tibial posterior
Imagen 3

Otro aspecto que puede influenciar biomecánica de la fascia plantar es la acción dinámica de músculos extrínsecos del pie. El músculo Tibial Posterior es uno de estos músculos, pues con su inserción distal – en el escafoide y mesocuneiforme (Imagen 3) –  y su función dinámica – inversión y flexión plantar – tiene un papel importante en mantener el arco longitudinal durante la marcha.

La acciones de los músculos Flexor Largo de los dedos y Flexor Largo del Hallux son también importantes para la estabilización del arco longitudinal en la locomoción humana y auxilian la fascia plantar en fase de propulsión de marcha.

Esta relación de sinergia muscular danos una información importante para el tratamiento de lesiones de la fascia plantar y del tibial posterior (Periostitis). Como trabajan en conjunto y en situación de desequilibrio muscular (sobrecarga o inactividad), el otro tendrá que trabajar con una intensidad superior, desgastando más y llevando a sobrecargas mecánicas que llevan a los síntomas;

Siguiendo la línea de asociación muscular, concluimos también que la movilidad de los dedos, y principalmente del hallux, puede también estar directamente relacionada con el surgimiento de lesiones de las estructuras tendinosas asociadas; Una hipomovilidad lleva a alteraciones en la activación muscular, llevando a desequilibrios en esta sinergia muscular que soporta el arco longitudinal y trabaja en la fase de propulsión de la marcha;

Así, de acuerdo con la biomecánica de la fascia plantar y los mecanismos que llevan a su estrés y sobrecarga, juntamente con la asociación con la musculatura extrínseca y intrínseca del pie podemos concluir que en el tratamiento de lesiones de la fascia plantar no nos basta intentar solo quitar el dolor y la inflamación.

La valoración y interpretación de los síntomas y de la biomecánica del pie es fundamental. Sólo así se podrá entender realmente la causa de la sobrecarga y saber que lo que hay que hacer para neutralizarla. plantillas

Una de las estrategias que se debe utilizar para neutralizar una sobrecarga de la fascia es la utilización de plantillas que estabilicen y den un soporte al arco longitudinal. Una plantilla que tenga un arco adaptado al arco longitudinal del pie va ayudar a la descarga la fascia de su función de estabilización, y así dar el soporte necesario para una rehabilitación eficaz.

En Fisioterapia el tratamiento a seguir incluye un conjunto de terapias analgésica y antiinflamatoria con la terapia manual y ejercicio. La manipulación es importante tanto en el tratamiento de la inflamación como para relajar la musculatura hipertónica, y en seguida debe empezar a fortalecer la musculatura más débil, de forma a restaurar el equilibrio muscular necesario para la funcionalidad de la fascia;

La readaptación al deporte es el paso después el paso siguiente. Un entreno muscular específico de la musculatura envolvida va ayudar a restaurar el equilibrio necesario al pie, y así permitir una integración al deporte sin dolor y sin riegos de surgir una nueva lesión;

Un tratamiento que sólo se enfoque en la terapia antiinflamatoria o analgésica no será nunca una buena opción de tratamiento. Pasar por todas estas fases de tratamiento revelase vital para la recuperación total y prevención de futuras lesiones.

Bibliografia

(1) Plantar Fascitis: Etiology and Treatment. Cornwall, M; McPoil, T; JOSPT, 1999; 29(12) 756-760

(2) The plantar fascia as a source of pain – biomechanics, presentation and treatment. Bartold, S; Journal of Bodywork an d Movement Therapies 2004 (8) 214-226

Importancia de la readptación al deporte en el tratamiento de lesiones y su prevención

Hola a todos! Hoy hablaremos sobre las distintas fases de recuperación y especialmente de la última fase, que es la readaptación a la actividad deportiva.

La rehabilitación se divide en 3 fases:

  • Fase aguda/sub aguda;

  • Fase de recuperación funcional

  • Fase de readaptación/retorno a la actividad física.

En cada una tenemos objetivos específicos a cumplir y una orientación de tratamiento específica a seguir.

La fase aguda es la fase que empieza inmediatamente después de la lesión y donde, en situaciones ideales, se debe empezar a tratar tan pronto como sea posible. La creación de fibrosis y adherencias en un músculo, o el tardar de la absorción del edema son problemas que pueden limitar toda la recuperación.

En la fase de recuperación funcional tenemos el momento donde ocurre la cicatrización y reparación de los tejidos lesionados. En esta fase los síntomas disminuyen progresivamente hasta desaparecer, el edema se elimina y el dolor dejará de ser un problema, pero esto no significa que estés recuperado y listo para empezar la actividad deportiva – Este es el gran problema entre los deportistas que inician antes de tiempo la vuelta al ejercicio.

Por último viene la fase de readaptación/retorno a la actividad deportiva, donde se trabaja un conjunto de aspectos importantísimos para la recuperación a 100%, que permiten que la integración en el deporte se haga de la mejor forma y se prevengan lesiones.

Es sobre esta última fase de readaptación/retorno al deporte que queremos hablar hoy.

La tendencia habitual es buscar un profesional que quite el dolor con la mayor rapidez y te recupere lo antes posible para poder volver cuanto antes a practicar tu deporte. Pero seguro que ya te ha pasado que después de este tratamiento “exprés” volviste a tener el mismo problema o sentiste una mayor sobrecarga de la musculatura del lado contralateral. En ocasiones incluso te aparecieran molestias en en otras zonas del cuerpo donde no tenias ningún problema.

Nosotros creemos que eso te pasó por no haber pasado por esta fase de readaptación al deporte.

Cuando te lesionas el dolor no es el mayor problema, ni el único. Viene siempre acompañado de otros como la pérdida de fuerza y flexibilidad muscular, por la disminución del equilibrio articular y propriocepción de los tejidos lesionados y finalmente por la disminución del control neuromuscular y postural, que lleva a las conocidas compensaciones.

Son muchas veces estas compensaciones que el cuerpo crea las que llevan a que te lesiones otra vez y hasta en otras zonas del cuerpo, pues las alteraciones del control neuromuscular y postural llevan a que busques en otra musculatura o articulación la función/estabilidad que no puedes hacer en la zona lesionada.

Por ejemplo, en casos que rotura del gemelo que no sea recuperada y readaptada de forma eficaz, puede desenrollarse sobrecarga en la fascia plantar, que empieza a ser reclutada de una forma más intensa en carrera, específicamente en la fase final de apoyo, donde los dedos dejan el suelo. Y este sobrecarga puede terminar más tarde en fascitis plantar.

Así creemos que es fundamental para tu recuperación que no aceleres tu proceso de recuperación, y que tomes tu tiempo con esta readaptación específica a tu deporte. No pases del momento que no sientes dolor a empezar a correr, sin que antes fortalezcas ese músculo que rompiste, y hagas una serie de ejercicios que simulan el trabajo del músculo en carrera.

Esto es aplicable tanto a músculos como a tendones, fascia y articulaciones. Es impensable después de un esguince de tobillo volver a la actividad deportiva sin que se entrene el equilibrio y la propiocepción, o que después de una tendinitis de rodilla no se trabaje el ejercicio excéntrico y el control muscular de forma a corregir la mala biomecánica que llevó al problema.

Nosotros en Mejorando creemos que es fundamental pasar por esta fase, y siempre explicamos a nuestros pacientes que por más que no tengan dolores es fundamental seguir tratándose hasta que el Fisioterapeuta diga que ya pueden empezar a practicar su deporte.

Creemos que no basta quitar el dolor y la inflamación al paciente, y queremos seguir acompañando hasta que el paciente retorne a su deporte.

Apoyamos la idea que el fortalecimiento muscular debe ser un fortalecimiento funcional, que trabaje la musculatura ,potenciando así el movimiento como un todo. Creemos que la propiocepción y equilibrio se deben entrenar siempre con ejercicios que simulen tu deporte y que cuando los repitas en tus entrenos te sientas con un 100% de confianza .

Así que no te la juegues, este riesgo de volver al deporte y no estar preparado es real y tenerlo en cuenta a la hora de volver a hacer deporte es de gran importancia.

Procura siempre pasar por esta fase tan vital, pregunta a tu Fisioterapeuta que puedes hacer o ven a visitarnos y te ayudaremos a recuperar funcionalmente esa lesión y nos aseguraremos de que cuando vuelvas al deporte no haya riesgos de nueva lesión y estés a 100%.

Aplicación de Hielo en Lesiones – Estas seguro que es eficiente?

En el día de hoy hablaremos de una situación por el que seguro todos ya han pasado. Seguro que a unos más que otros, pero a todos les ha ocurrido después de un golpe o una lesión esta secuencia:

Momento de lesión – Inflamación de la área lesionada – Aplicación de hielo durante un largo periodo de tiempo

Pues yo les vengo a decir que probablemente no estarán procediendo de la forma más correcta para acelerar vuestra recuperación tras la lesión;

El método R.I.C.E. – Rest, Ice, Compression y Elevation – que consiste en una metodología desarrollada en los años 70 para el tratamiento de lesiones músculo-esqueléticas y deportivas surge hoy en día como un método a olvidar para quien quiera acelerar su proceso de recuperación.

No es que digamos ahora que es malo aplicar hielo o otras técnicas de crioterapia en fases agudas post-lesión, pero la forma como se está actuando es lo que hay que cambiar. Las típicas sesiones largas de hielo en los tobillos, hombros y rodillas pueden no tener el efecto que queremos y incluso retrasar la recuperación.

Recientemente, investigadores científicos (1) han concluido que la aplicación de hielo puede llevar a alteraciones fisiológicas en el proceso de reparación y remodelación de los tejidos dañados, alterar la liberación de hormonas que ayudan la cicatrización y incluso retrasar el proceso de absorción del edema.

El proceso fisiológico es el siguiente: El principal efecto de la aplicación de hielo sobre el cuerpo es la vasoconstricción (disminución del calibre de los vasos sanguíneos) que constriñe el flujo sanguíneo. Después del momento de la lesión, la inflamación es el primero proceso fisiológico que ocurre, y es fundamental para que la reparación de los tejidos se procese después. Sin inflamación no hay reparación de tejidos, y el hielo lo que hace es impedir que las células inflamatorias lleguen a los tejidos.

Después, estas mismas células inflamatorias son responsables por la liberación de hormonas que son fundamentales para el proceso de crecimiento y proliferación celular y para evitar la muerte celular de células del tejido lesionado. La aplicación de hielo corta este efecto.

Otro síntoma que surge post-lesión es el edema. El edema es un un subproducto de la inflamación que debe ser retirado de la zona lesionada, y esta inflamación se acumula porque el drenaje linfático se hace de forma más lenta. El drenaje linfático es potenciado por la contracción muscular y compresión, y se comprobó que la aplicación de hielo invierte el flujo linfático.

Estos para mi son los datos más importantes a sacar de los últimos estudios, que prometen generar mucha polémica entre profesionales de salud y del deporte y todos los atletas implicados, pero la verdad es que siempre supimos cual el efecto del hielo a nivel fisiológico y las implicaciones que una aplicación prolongada puede tener.

Sin embargo, pese toda esta discusión, yo recomiendo la aplicación de hielo.

Soy defensor de la idea que se debe aplicar hielo, o otra forma de crioterapia, en una situación aguda post-lesión durante periodos cortos, un máximo de 10-20 minutos, descansar durante 20-30 minutos y volver a aplicar por periodos cortos de 10 minutos una o dos veces más. Esto hasta la primeras 6 horas después de la lesión.

Está demostrado que esta forma de aplicación de hielo es efectiva para la disminución del dolor, y el tiempo de aplicación como es corto no influye en los procesos fisiológicos al punto de retrasar la recuperación.

Después si la lesión es grave debes seguir el consejo de tu Fisioterapeuta o Médico. Si la lesión es leve puedes (y debes) empezar el tratamiento al día siguiente.

La movilización articular de la zona, la aplicación de vendajes funcionales y entreno isométrico muscular son técnicas utilizadas en Fisioterapia que ayudan a la recuperación de los tejidos, a la reabsorción del edema y evitan que se produzcan fibrosis en la zona lesionada.

Con la ayuda de un Fisioterapeuta podrás empezar la recuperación cuanto antes, volviendo a la práctica deportiva tan pronto como se pueda sin molestias de dolor y limitaciones provenientes de la lesión.

Así que, no retrases mucho el inicio de la recuperación, ponte en contacto con nuestro Fisioterapeuta y estarás a un día más cerca volver a tu práctica deportiva.

(1) Link articulo elaborado por John Stone http://stoneathleticmedicine.com/2015/02/10-reasons-icing-injuries-is-wrong/

Bibliografia

  1. William JR, Srikantaiah S, Mani R. Cryotherapy for acute non-specific neck pain (Protocol). Cochrane Database of Systematic Reviews 2013, Issue 8.
  2. Forsyth, A. L., Zourikian, N., Valentino, L. A. and Rivard, G. E. (2012), The effect of cooling on coagulation and haemostasis: Should “Ice” be part of treatment of acute haemarthrosis in haemophilia?. Haemophilia, 18: 843–850. doi: 10.1111/j.1365-2516.2012.02918.x
  3. Rajamanickam, M., Michael, R., Sampath, V., John, J. A., Viswabandya, A. and Srivastava, A. (2013), Should ice be used in the treatment of acute haemarthrosis in haemophilia?. Haemophilia, 19: e267–e268. doi: 10.1111/hae.12163
  4. Forsyth, A. L., Zourikian, N., Rivard, G.-E. and Valentino, L. A. (2013), An ‘ice age’ concept? The use of ice in the treatment of acute haemarthrosis in haemophilia. Haemophilia, 19: e393–e396. doi: 10.1111/hae.12265
  5. Dolan. New Concepts in the Management of Acute Musculoskeletal Injury. NATA 2013 Annual Meeting.
  6. Selkow, NM, Pritchard, K.  CRYOTHERAPY FOR THE 21ST  CENTURY: UPDATED RECOMMENDATIONS, TECHNIQUES, AND OUTCOMES. NATA 2013 Annual Meeting.
  7. Johnson, M, Denegar, C. Mechanobiology, Cell Differentiation and Tendinopathy – From Bench to Bedside. NATA 2013 Annual Meeting.
  8. Kaminski TW, Hertel J, Amendola N, et al. National Athletic Trainers’ Association position statement: conservative management and preventing of ankle sprains in athletes. J Athl Train. 2013;48:528-545 http://www.medscape.com/viewarticle/823217_1 – accessed April 9, 2014.
  9. Block, JE. Cold and Compression in the Management of Musculoskeletal Injuries and Orthopedic Operative Procedures: A Narrative Review. Open Access Journal of Sports Medicine 2010:1 105–113
  10. Hubbard, TJ, Aronson, SL, Denegar, CR. Does Cryotherapy Hasten Return to Participation? A Systematic Literature Review. J Athl Train. 2004 Jan-Mar; 39(1): 88–94.
  11. Bleakley, CM and Davidson, GW. Cryotherapy and inflammation: evidence beyond the cardinal signs. Physical Therapy Reviews. Volume 15, Number 6, December 2010 , pp. 430-435(6).
  12. Bleakley CM, Glasgow P, Webb MJ. Cooling an acute muscle injury: can basic scientific theory translate into the clinical setting? Br J Sports Med. 2012 Mar;46(4):296-8.
  13. Hart JM, Kuenze CM, Pietrosimone BG, Ingersoll CD. Quadriceps function in anterior cruciate ligament-deficient knees exercising with transcutaneous electrical nerve stimulation and cryotherapy: a randomized controlled study. Clin Rehabil. 2012 Nov;26(11):974-81.
  14. Hubbard, TJ, Denegar, CR. Does Cryotherapy Improve Outcomes with Soft Tissue Injury? J Athl Train. 2004 Jan-Mar; 39(1): 88–94.
  15. Bleakley C, McDonough S, MacAuley D. The use of ice in the treatment of acute soft-tissue injury: a systematic review of randomized controlled trials. Am J Sport Med. 2004; 32:251–261.
  16. Takagi, R, et al. Influence of Icing on Muscle Regeneration After Crush Injury to Skeletal Muscles in Rats. J of App Phys. February 1, 2011 vol. 110 no. 2 382-388
  17. Buckwalter, JA, and  Grodzinsky, AJ.  Loading of Healing  one, Fibrous Tissue, and Muscle: Implications for Orthopedic Practice. Journal of American Academy of Orthopedic Surgeons, Vol 7, No 5, 1999.
  18. Cottrell, and O’Connor, P. Effect of Non-Steroidal Anti-Inflammatory Drugs on Bone Healing. Pharmaceuticals, Vol 3, No 5, 2010.
  19. Haiyan Lu, Danping Huang, Noah Saederup, Israel F. Charo, Richard M. Ransohoff and Lan Zhou. Macrophages recruited via CCR2 produce insulin-like growth factor-1 to repair acute skeletal muscle injury. The FASEB Journal. Vol. 25 no. 1 January 2011. 358-369.
  20. Guyton, AC and Hall, JE.  Textbook of Medical Physiology 10th Ed., W. B. Saunders Company. 2000.
  21. Meeusen, R. The use of Cryotherapy in Sports Injuries. Sports Medicine.  Vol. 3. pp. 398-414, 1986.
  22. Abrahams Y, Laguette MJ, Prince S, and Collins M. Polymorphisms within the COL5A1 3′-UTR That Alters mRNA Structure and the MIR608 Gene are Associated with Achilles Tendinopathy.Ann Hum Genet. (Epub – ahead of print) Jan 2013.
  23. Khan, K M, and Scott, A. Mechanotherapy: How Physical Therapists’ Prescription of Exercise Promotes Tissue Repair.  Br J Sports Med. 2009;43:247–251.
  24. Joseph, MF, Lillie, KR, Bergeron, DJ, and Denegar, CR. Measuring Achilles tendon mechanical properties: A reliable, noninvasive method. J Strength Cond Res. 26(8): 2017–2020, 2012.
  25. Fragala, M. S., Kraemer, W. J., Mastro, A. M., Denegar, C. R., Volek,  J. S., Hakkinen, K.,  Anderson, J.M.,  Lee, E. C., and Maresh, C. M. Leukocyte β2-Adrenergic Receptor Expression in Response to Resistance Exercise. Med. Sci. Sports Exerc. Vol. 43, No. 8, pp. 1422–1432, 2011.
  26. Fluck M, Mund SI, Schittny JC, Klossner S, Durieux AC, et al. (2008) Mechano-regulated tenascin-C orchestrates muscle repair. Proc Natl Acad Sci U S A 105: 13662–13667.
  27. Scott, A., Khan, K.M.,  Duronio, V, Hart, D.A. Mechanotransduction in Human Bone In Vitro Cellular Physiology that Underpins Bone Changes with Exercise. Sports Med. 2008; 38 (2): 139-160.
  28. Joseph, MF, Taft, K, Moskwa, M, and Denegar, CR. Deep Friction Massage to Treat Tendinopathy: A Systematic Review of a Classic Treatment in the Face of a New Paradigm of Understanding.Journal of Sport Rehabilitation. 2012, 21, 343-353.
  29. Durieux AC, D’Antona, G, Desplaches, D,  Freyssenet, D, Klossner, S, Bottinelli, R, and Fluck, M. Focal adhesion kinase is a load-dependent governor of the slow contractile and oxidative muscle phenotype. Jof Physiol.  2009;587:14. 3703–3717.
  30. P Kannus and L Jozsa. Histopathological changes preceding spontaneous rupture of a tendon. A controlled study of 891 patients. J Bone Joint Surg Am. 1991 Dec 01;73(10):1507 1507-1525.
  31. Couppe´, M. Kongsgaard, P. Aagaard, P. Hansen, J. Bojsen-Moller, M. Kjaer, and S. P. Magnusson. Habitual loading results in tendon hypertrophy and increased stiffness of the human patellar tendon. J Appl Physiol. 105: 805–810, 2008.
  32. Adamantios Arampatzis, Kiros Karamanidis, and Kirsten Albracht. Adaptational responses of the human Achilles tendon by modulation of the applied cyclic strain magnitude. J of Exper. Biology. 2007. 2743-2753.
  33. Clark, MA, and Lucett, SC. NASM’s Essentials of Corrective Exercise Training. 2010. Philadepha.
  34. Sahrmann SA. Diagnosis and Treatment of Movement Impairment Syndromes. St. Louis, MO: Mosby; 2002.
  35. Saithna A, Gogna R, Baraza N, Modi C, Spencer S. Eccentric Exercise Protocols for Patella Tendinopathy: Should we Really be Withdrawing Athletes from Sport? A Systematic Review. Open Orthop J. 2012;6:553-7
  36. Sussmilch-Leitch et al. Physical therapies for Achilles tendinopathy: systematic review and meta-analysis. Journal of Foot and Ankle Research. 2012, 5:15.
  37. Murtaugh and Ihm.  Eccentric Training for the Treatment of Tendinopathies. American College of Sports Medicine –Training, Prevention and Rehabilitation. Volume 12 & Number 3 & May/June 2013.

Masaje de Descarga – Su importancia en la prevención de lesiones

Estamos en la era del deporte. Hoy en día todos nos movemos, intentamos tener una vida activa e incluir la práctica deportiva en nuestra rutina semanal. Sea correr por montaña o asfalto, montar en bici, preparar triatlones o entrenamientos funcionales de varios tipos, muchos de nosotros ya empezamos a buscar un reto donde nos podamos superar, pudiendo hacerlo en las innumerables carreras todos los fin de semana, sean de trail, maratones, triatlones, medios-maratones o carreras de obstáculos;

La motivación de querer superar nuestros límites lleva a que tengamos ritmos de entrenamiento altos, con programas de entreno no muy adecuados y muchas veces sin descanso, tanto corporal como mas específicamente muscular;

Si hay un aspecto que la mayoría de los corredores populares descuidan es sin duda el masaje, que creo ser fundamental para promover la recuperación y descanso de la musculatura;

Se invierte bastante dinero en las mejores equipaciones, se controla al máximo la alimentación, se programan los entrenamientos al milímetro, con exigentes sesiones de series, cuestas y varios y varios kilómetros. Estas son costumbres que no están muy alejadas de las de los atletas de élite, pero la diferencia en las marcas esta un mundo;

Los especialistas señalan que los beneficios de un masaje de descarga son muchas y que no es algo propio únicamente de los profesionales, sino que se trata de un hábito altamente recomendado para cualquier deportista, independientemente de su nivel, y más si este es corredor;

En mi opinión, el masaje de descarga muscular es algo fundamental y debería entrar en la planificación de los entrenamientos. En muchos casos la visita al fisioterapeuta tarda tanto o no se realiza nunca, que cuando ocurre ya es asociada a una lesión.

El objetivo de este masaje (tanto precompetitivo o postcompetitivo) es prevenir lesiones, donde manipulamos la musculatura de forma a aliviar la tensión acumulada. Promovemos también la circulación sanguínea a la zona, y la sangre trata de acelerar la eliminación de residuos y  aumentar la oxigenación del músculo.

Lo ideal es hacer un cuidado periódico, combinando las descargas con un tratamiento preventivo por el medio de estiramientos, ejercicios específicos y un descanso apropiado. Dependiendo del ritmo de entrenos y  su intensidad, o de la preparación para alguna competición yo creo que lo ideal es hacer un masaje de descarga por lo menos una vez por mes, o visitando un fisioterapeuta más a menudo si el ritmo y la intensidad del entreno es elevado o si ya tiene una predisposición a una sobrecarga muscular especifica.Cada caso es particular y debe ser valorado por el fisioterapeuta y el atleta.

Te aconsejo que te pongas en contacto con tu Fisioterapeuta (o que busques uno) y de acuerdo con tus objetivos, ritmo de entreno y intensidad, tu historial de lesiones y sobrecargas musculares definan la periodicidad de masajes de descarga.  Es probable que tu Fisioterapeuta te ayude también en la elaboración de un plan de ejercicios de estiramientos y ejercicios de prevención de lesiones.

Al igual que cuidamos de nuestro vehículo para que supere la ITV, tu cuerpo requiere de una atención personalizada, que puede maximizar tu rendimiento y alejarte de las lesiones.

No te descuides, y ponte en contacto con tu Fisioterapeuta o ven a visitarnos.